Inicio Actualidad LUDMILA NO QUISO ESPERAR

LUDMILA NO QUISO ESPERAR

2147
0
Hace algún tiempo, cuando fue presentada la nueva unidad 4x4 asignada a la salita de Villars, hubo quienes cuestionaron su utilidad. El destino le dio sus razones.

Madrugada del viernes, apenas pasada la medianoche, en la guardia del Hospital Municipal se recibe una llamada de un campo, diciendo que había una mujer en trabajo de parto.

Las lluvias caídas durante toda la jornada del jueves y en los días previos, hacían prácticamente imposible que una ambulancia convencional llegue hasta la estancia El Codito ya que los caminos estaban sumamente embarrados.

00:15 se dio el alerta al CAPS de Villars, sede de la unidad 4×4 recientemente incorporada al Área de Salud, y desde allí partieron el ambulanciero Jerónimo Vera y la enfermera de guardia Paula Francioni.

“Si bien hay un camino directo que sale de Villars y llega hasta el campo de Magnasco, al lado de El Codito, dimos la vuelta por Las Heras para evitar cualquier contratiempo y no poder llegar a tiempo”, explicó Vera que, a su vez, es bombero voluntario en el Cuartel de esa localidad.

La enfermera Paula Francioni recuerda que le habían informado que era un embarazo de 32 semanas, por lo que suponían que era sólo un traslado, pero cuando llegaron al campo donde trabaja la familia de Micaela, la joven mamá, no era tan así.

“Cuando llegamos, vimos que la situación era completamente diferente y que la mamá ya estaba en trabajo de parto, por lo que la subimos a la ambulancia y salimos para Las Heras. Jerónimo manejaba y yo trataba de contener a la mujer, hasta que llegamos al cementerio, Jero puso la sirena y ambas nos relajamos. Ella volvió a pujar y asomó la cabeza de la bebé, por lo que sólo tuve que ayudarla a que naciera, tomé a la bebé en brazos y le golpee la espalda para desalojar el líquido de los pulmones y cuando rompió en llanto ya estábamos llegando al Hospital, donde nos esperaba el médico de guardia que le hizo todos los controles y le cortó el cordón umbilical. La bebé pesó 2,700 k”, contó Paula después, añadiendo otro dato que es más llamativo aún, ya que en los estudios previos le habían dicho a la mamá que sería un varón, por lo que fueron los primeros sorprendidos cuando le dijeron que era una nena.

Lo cierto es que, tanto Ludmila Jazmín como su mamá, se encuentran en buen estado de salud. Por precaución fueron trasladadas al Cuenca, pero en las próximas horas regresarán a casa.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here