Inicio Actualidad Bicisenda

Bicisenda

8940
0

Minutos después de las 5 de la mañana del pasado lunes 20 se produjo un accidente en la ruta 40, frente a la subestación cuando una camioneta atropelló a un trabajador de uno de los frigoríficos locales.

Lautaro Ballesteros, el joven atropellado, contó que iba con un compañero de trabajo por la ruta porque la bicisenda es más peligrosa aún, máxime en horas de la noche ya que no tiene iluminación.

Él iba detrás mío cuando nos pasó la camioneta de uno de nuestros jefes que también iba a trabajar. Cuando me estaba pasando a mí se encontró que, de frente, venía un colectivo por lo que se abrió y me pegó de costado. Me caí de la bici y recuperé el conocimiento cuando me ayudó mi compañero de trabajo. No sabía lo que me había pasado. Me subieron a un vehículo y me llevaron al hospital. Tengo una fractura en la clavícula y varias heridas en la cara y el cuero cabelludo. Tuvieron que coserme. Gracias a Dios la puedo contar. Pudo haber sido mucho peor”, manifestó Lautaro, pidiendo que se reacondicione la bicisenda porque es fundamental para quienes van a trabajar al Parque Industrial o a los frigoríficos.

En rigor de verdad, esa obra realizada por Vialidad de la Provincia hace ya varios años, resultó como respuesta a un accidente fatal ocurrido sobre la ruta, en el acceso al Frigorífico First, pero desde un principio tuvo falencias.

La primera de ellas es que se hizo al costado de la ruta, sin dejarle paso al agua que venía de ésta hacia el zanjón que está a la derecha de la senda.

Así fue que se formaban grandes charcos en épocas de lluvia que terminaron socavando el hormigón que no estaba preparado más que para la circulación de bicicletas y motos  por lo que se fue rompiendo cuando sobre ella pasaron tractores que cortaban el pasto o vehículos (especialmente camiones) que la utilizaban para girar en U.

En algunos lugares, literalmente desapareció la cinta de hormigón y en otros se levantan los bloques siendo más peligrosos aún, especialmente durante la noche cuando la iluminación de la ruta no alcanza a llegar a la bicisenda.

La oscuridad es otro problema que denuncian quienes la utilizan a diario, ya que aquellos que salen o entrar en las fábricas en horario nocturno terminan yendo por la ruta. Además se debe tener en cuenta que en no muchas semanas más no va a haber luz solar casi durante 12 horas al día.

La parte de dicha obra que une la Avenida Villamayor con el cementerio (en rigor de verdad estaba planificada para llegar hasta Megafund, pero nunca pasó de la entrada a la vieja feria de Azaro) también tiene varios lugares peligrosos, pero en este caso es por las raíces de los árboles que han levantado el hormigón.

Este sector es utilizado, habitualmente, por quienes hacen actividad física y no tanto por aquellos que van a trabajar a la mencionada fábrica, por lo que es menos peligrosa, aunque también ha generado algunos “tropezones”.

La bicisenda por la que tanto luchó esa familia herense que había perdido un ser querido en un accidente evitable, necesita nuestra atención.

Cientos de trabajadores la utilizan a diario y debemos cuidarlos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here